Language / Idioma*

Subscribe to start living from your passions and get this free e-book
Registrate y empieza a vivir de tu pasión y cosigue este e-book gratuito

What riding a bicycle has to do with creating a passionate business that generates wealth?

El viernes 23 de Agosto, fue un día muy especial, un día para celebrar. Hice mi primer viaje en bicicleta: 15 km, en medio de naturaleza, bosque y pueblos preciosos en el este de los Países Bajos.
Tenía muchísimo miedo, pero lo conseguí, y el sentimiento de euforia fue increíble.
Y ayer, el segundo día, otro trayecto de 30 km ida y vuelta. Una sensación de logro que me hizo sentir en una nube.
A lo mejor soy un poco rara: no me da miedo hablar delante de 500 personas, pero montar en bicicleta hasta hace poco me daba pánico. Se convirtió en la perfecta definición de salir de tu zona de confort, la cual es diferente para cada persona.
La historia es la siguiente: no aprendí bien de pequeña. En el año 2010 tomé algunas clases y rodé un poco. En este año 2013 he tomado dos fines de semana de bici para adultos y ya me he lanzado.
Como el Universo tiene un sentido del humor, mi marido es holandés (neerlandés para ser correctos), y me ha ayudado creando las condiciones perfectas para que pueda hacer un viaje largo en bicicleta y superar mi miedo.

Celebrando mi primer viaje en bicicleta (30 km)

Celebrando mi primer viaje en bicicleta (30 km)


Celebrando mi segundo viaje en bicicleta (otros 30 km)

Celebrando mi segundo viaje en bicicleta (otros 30 km)


¿Que tiene esto que ver contigo?

Ambos días he ido pensando en lecciones de vida que la bicicleta me iba dando, para todos aquellos que estamos creando un negocio y una vida que nos apasiona. Son las siguientes:

Consíguete a un/una coach que sea expert@ en aquello que tu quieres crear, que te empuje más allá de tus límites auto-impuestos, que crea más en ti de lo que tu crees en ti mism@. (Mi coach en la bici, en este caso mi marido, me puso en esa situación de pedalear 15 km, por carril bici, pero a veces con coches o bicis que venían en mi dirección o en la contraria. Me enseñó truquillos para no tener pánico cuándo me adelantaban. Compró una bomba en una tienda de bicicletas al pasar en caso de que pincháramos. Me dio pequeños consejos , como por ejemplo cambiar de marcha. Y sobre todo, actuó con total confianza en mí.)

Crea un proyecto definido para lo que quieres hacer y empieza con un primer paso. (Mi visión es salir los domingo con un club de ciclistas y hacer 100 km todas las semanas, pero tenía que empezar con algo.) Enfócate en ese proyecto, con exclusión de todo lo demás que estás haciendo. Sumérgete en tu proyecto, dale un principio y un fin, dale un nombre, y no pienses en lo que viene después, sólo en el proyecto que tienes entre manos. Cuando termines el primer proyecto, estarás más preparad@ para seguir adelante, y habrás ganado fuerza y confianza en ti mísm@.

Niégate a contemplar lo que los demás están haciendo y a compararte con ellos. Tu tienes tu propia zona de confort, completamente diferente a la de ellos, y lo que tu tienes superado, puede ser todavía un miedo para ellos. (Esa fue una gran lección para mí cuándo miré fijamente a un hombre de unos 70 años que se me cruzó en el camino, y me eché encima de el y los dos nos caímos. A partir de esa vez, ya nunca volví a chocar con nadie. Mi coach/marido me dijo: mira fijamente a tu derecha y acelera. Funciona maravillosamente.) ¿Dónde tienes tu que enfocarte en tu camino y acelerar cuándo aparece alguien, quizás un competidor, con el que te comparas?

Sigue pedaleando (tomando acciones), un paso detrás de otro, un pedaleo detrás de otro. Si estás creando tu propia empresa, implementa, implementa, implementa. Sigue en el camino, sigue en la ruta. Sé que estás cansad@, que tienes miedo, que te aparecen obstáculos, que te duelen las piernas y otras partes, pero si sigues, sigues, vas a llegar a tu destino, y terminarás el proyecto que te has propuesto.

Si estás a punto de chocar: utiliza el freno! Ese fue el descubrimiento de mi segundo día. El primer día me caí tres veces, y las tres eran en curvas, en las que tenía que entrar en una zona estrecha y luego cambiar de sentido. Podía ver que me iba a estrellar pero no hacía nada, y al final me estrellaba. El segundo día descubrí el freno. Cuando no me sentía a gusto, apretaba el freno con fuerza, y eso me daba el control para coger la curva con seguridad. En tu vida personal o profesional, cuántas veces no tienes una sensación de que algo va mal: te lo dice tu estómago. No te dejes llevar por la inercia. Tu intuición te guía. Para y reflexiona. Di la palabra mágica: NO. O “Necesito más tiempo”. Y párate a reflexionar. Es un gran descubrimiento. No tienes que decir SI a todo lo que te ofrecen o seguir a toda costa. Tienes derecho a parar y “rebutear”. Incluso a cambiar de sentido totalmente si algo ya no va contigo. ¿Estudiaste ingeniería y ahora quieres empezar un negocio de costura? ¿O de baile? ¿O escribir? “Rebutea”, frena, di NO, y toma el resto de tu vida con seguridad y control. Dueño de tus decisiones, creador de tus circunstancias.

Celebra tus logros! Agradece a la vida cada pequeño logro, cada persona y circunstancia que ha sido puesto en tu camino para que puedas conseguir ese logro hoy. La celebración anclará tu progreso y te ayudará a seguir implementando.

Si quieres ayuda experta en crear un negocio apasionado que te llene de satisfacción, y te permita sentir la euforia de la creación apasionada, mientras contribuyes a los demás y generas riqueza para ti y para tu familia, contáctame en mdorado@livefromyourpassion. Puedo ayudarte, ser la coach que crea en ti, más que tu crees en ti mismo. La coach que ya ha hecho esa transición, de sentirse atrapada en trabajos que no le aportaban satisfacción, a vivir cada día inmersa en la creación apasionada, en el servicio a los demás, añadiendo valor al mundo, y generando riqueza no importa cuales sean los parámetros de la economía.

Comments

comments