Language / Idioma*

Subscribe to start living from your passions and get this free e-book
Registrate y empieza a vivir de tu pasión y cosigue este e-book gratuito

(Español) Una bocanada de aire fresco, desde Argentina

No se ni cómo apareció, un Coach argentino, por Facebook, Carlos Alberto Murua. Sólo dijo que le había interesado el trabajo que yo hacía y las cosas que presentaba en mi página de Facebook, Livefromyourpassion, y que le gustaría contactar conmigo desde Buenos Aires. Me adjuntaba un video. Yo creo que era fin de semana y no tenía mucho tiempo. Pero al final vi el video y me quedé un poco alucinada, porque tenía una sincronía impresionante con lo que yo hago.
Era sobre un vendedor de sueños, y en este contexto, vender un sueño significaba que una persona se atrevía a soñar en algún proyecto o pasión que llevaba esperando muchos años para realizar, y que quizás ya tenía olvidado.
Aqui va el enlace del video:

Me recordaba al trabajo que yo hago con el Passion Test. Ayudar a las personas a reconectar con su pasión, y empezar otra vez, desde donde estén.

Y me recordaba a mi propia historia. Antes de estudiar química, ingeniería petrolera, etc, yo simplemente adoraba ayudar a las personas con los problemas de su vida, hablar, escuchar, aconsejar, acompañar. Ahora me he reconectado con mi pasión, soy coach, ayudo, conecto, acompaño.

Nos costó varios emails, invitaciones por Skype, mensajes por Skype, hasta que al final conectamos a las 4 PM de Madrid, 11 AM de Buenos Aires.

Carlos Alberto es muy natural, y la conexión fué instantánea. En menos de un minuto nos estamos contando nuestra vida con toda naturalidad, como si fuéramos hermanos.

Y entonces me contó una historia que quedará grabada en mi corazón para siempre y que me gustaría compartir.

Dentro de sus actividades de coach, y ayudar a las personas a reconectar con su pasión, se encontró una vez en un grupo de coaching a una mujer de 78 años. Había perdido a su marido y a dos hijos. Los hijos habían muerto en la confrontación de Argentina con Gran Bretaña por las islas de las Malvinas.

Un día habló Carlos Alberto con ella, y ella dijo que no quería vivir. Le gustaba ir al grupo, pero en realidad no quería vivir, estaba sólo esperando su hora.

Carlos le preguntó, ¿que te gustaba de pequeña? Lo único en lo que la mujer podía pensar, es que le gustaba contar cuentos a sus hijos y lo disfrutaba

Carlos le pidió que trajera unos cuentos a la siguiente reunión y los leyera al grupo.

La mujer lo hizo, y todos disfrutaron de su lectura. Algo había cambiado en su mirada. Sus ojos brillaban emocionados leyendo esos cuentos al grupo.

Resultó que esta mujer no sólo era lectora: era escritora!! Del cajón salieron también muchos cuentos cortos que ella había escrito y había guardado.

Carlos se atrevió a ir mas allá. A través de su relación con un hospital de niños, la puso en contacto con una planta entera de niños que estaban sometidos a quimioterapia, y allí empezó la aventura: la mujer, sus cuentos, los niños, su pasión, sus ojos brillando… nada volvió a ser igual. Esta mujer volvió a nacer y los últimos años de su vida los pasó felices, contribuyendo, escribiendo, leyendo, rodeada de niños, dando y recibiendo amor.

¿Cual es tu historia?

Ahora Carlos Alberto y yo vamos a colaborar.Vamos a tender un puente entre Argentina y España para devolver muchos sueños a sus dueños..

Comments

comments